CARACTERISTICAS





Durante la infancia se produce el mayor desarrollo y crecimiento de la vida de una persona. Por eso es muy importante que los niños tengan una buena alimentación, ya que de lo contrario se puede caer en distintos grados de desnutrición y malnutrición. Para ello, es necesario que conozcas qué es la desnutrición.

La desnutrición infantil es consecuencia de la poca ingesta de alimentos en la infancia. Durante la niñez es la etapa en la que más se necesitan de nutrientes para poder desarrollarse en forma adecuada.
Esta poca ingesta de alimentos puede deberse a la falta de alimento en lugares muy pobres del planeta, en los cuales no pueden acceder a una canasta básica de alimentos.
Los que más sufren esta falta de alimentos son los niños, esta situación se ve agravada por infecciones oportunistas que pueden producir entre otras cosas: diarrea y deshidratación.
La desnutrición trae como consecuencia niños de baja estatura, delgados, pálidos, débiles y muy enfermizos, tienen problemas en el aprendizaje y en la capacidad intelectual. Tienen mayor posibilidad de ser obesos en la edad adulta. Madres desnutridas conciben niños desnutridos y las  madres anémicas tienen mayor riesgo de problemas en el parto y que sus hijos sean de peso bajo.

GRADOS DE DESNUTRICIÒN
Desnutrición Leve: Es la que más padece la población infantil, pero también en lo general, a la que menos atención se le brinda; por ello es conveniente mencionar que entre más tempranamente ocurra y se prolongue por mayor tiempo, más daños ocasionará, ya que esto no sólo se restringe a la disminución del tamaño corporal, sino también afecta el desarrollo y propicia la frecuencia y gravedad de enfermedades. La alimentación que reciba el niño con desnutrición leve, debe tener las características de una dieta normal, pero fraccionadas en mayor número de comidas al día. Para que tanto el tratamiento dietético como la rehabilitación sean exitosos y el niño se recupere en corto tiempo, es fundamental que el personal de salud y las personas que lo atienden tengan conocimientos de que los alimentos y una atención especial son los que hacen posible la recuperación.
Recomendaciones generales para el niño con desnutrición leve:

v  Para que los niños puedan recuperar su estado nutricional normal es suficiente que ingieran 3 comidas y 2 colaciones diarias, con las siguientes indicaciones:
v  Cuidar que en cada comida los platillos o preparaciones contengan alimentos de los 3 grupos.
v  Que las preparaciones sean atractivas y variadas para que estimulen el apetito del niño.
v  Que se siente a comer al niño con el resto de la familia.
v  Que las preparaciones estén elaboradas con higiene, para evitar enfermedades.
v  Que al niño se le ingrese a un programa de estimulación, para apoyar su pronta recuperación.
Desnutrición Moderada: Es cuando ha avanzado el déficit de peso y generalmente tiene patologías agregadas, principalmente enfermedades de las vías intestinales y respiratorias. Su magnitud le sigue en importancia a la desnutrición leve. Cuando el niño cursa este tipo de desnutrición los signos y síntomas son más acentuados, mencionándose los siguientes:
El niño se muestra apático y desganado por lo cual se cansa hasta para comer. Se lleva más tiempo al consumir sus alimentos.
El niño no siente hambre y no demanda su alimentación. Por lo que la madre o personal de salud (si el niño está internado) deben insistir en proporcionarle los alimentos.
Darle comidas poco voluminosas, nutritivas, 6 a 7 veces al día, en intervalos de 2 1/2 a 3 horas. Cuando el niño pase de la desnutrición moderada a la leve se le dará 5 comidas (3 fuertes y 2 colaciones).
Complementar el tratamiento ingresando al niño a un programa o plan de estimulación.
Recomendaciones generales para el niño con desnutrición moderada:
Para que los niños puedan recuperar su estado nutricional normal es necesario seguir las siguientes indicaciones:

v  Cuidar que en cada comida los platillos o preparaciones contengan alimentos de los 3 grupos.
v  Que las preparaciones sean atractivas y variadas para que estimulen el apetito del niño.
v  Que se siente a comer al niño con el resto de la familia.
v  Que las preparaciones estén elaboradas con higiene, para evitar enfermedades.
v  Que al niño se le ingrese a un programa de estimulación, para apoyar su pronta recuperación.
v  Observar la evolución del estado de nutrición, mediante el seguimiento del crecimiento y a través de los indicadores de peso, talla y edad las gráficas correspondientes.

Desnutrición Severa: En sus diversas manifestaciones, es sin duda la más dramática de las enfermedades nutricionales; generalmente se identifica en dos tipos, Kwashiorkor y Marasmo.
Las metas del tratamiento deben tener como finalidad en primera instancia, recuperar las deficiencias específicas, tratar las infecciones, suprimir la flora gastrointestinal anormal y revertir las deficiencias funcionales adaptativas. Paralelamente proporcionar una dieta que permita la rápida recuperación de los tejidos perdidos y el restablecimiento de la composición corporal normal. La dieta debe ser proporcionada en forma gradual por etapas según la evolución del niño.
Inicialmente se debe efectuar de manera inmediata y adecuada, las medidas tendientes a tratar las complicaciones de la desnutrición severa. De esta forma debe atenderse el desequilibrio electrolítico y cualquier otro padecimiento que se tenga (gastroenteritis, bronconeumonía, u otro).



DESARROLLO EDUCATIVO.

Los escolares que padecen desnutrición no responden de igual manera al proceso de enseñanza-aprendizaje que los niños nutridos en el mismo medio. Este flagelo incide en la participación en clase en la atención (poseen menor capacidad de atención), y manifiesta fatiga. Las capacidades de razonamiento también están afectadas. Los niños mal nutridos tienen disminuida sus posibilidades de respuestas en el proceso enseñanza-aprendizaje. La subalimentación y el estado de pobreza ejercen una influencia fundamental en el desarrollo futuro de las poblaciones con características socioeconómicas adversas.
Finalmente el bajo rendimiento escolar puede afectar las oportunidades de formación técnica o profesional de estos educandos en el futuro y problematizar su inserción laboral, con repercusiones familiares y económicas para sus familias y al propio país.
Los estragos que provoca la desnutrición que se padece en la infancia son los más lamentados por una sociedad, ya que en esta etapa el mayor impacto lo sufre el cerebro del niño, en el que se producirían alteraciones metabólicas y estructurales irreversibles, sin embargo, la desnutrición infantil no es sólo un problema de falta de alimentos, es un conflicto social más profundo, que debe ser tenido en cuenta a la hora de brindar soluciones.
La desnutrición no solo provoca una baja capacidad de aprendizaje en que la presenta, si no que en algunos casos puede originar confusión en lo que se lee y escribe provocando severos problemas en estudiantes.

Esto nos lleva a considerar que la  desnutrición infantil es un problema que afecta no solo a quien la padece si no a quienes lo rodean y que lo limita en su aprendizaje, desarrollo, la capacidad escolar y las eficiencias del sistema educativo nacional.
Con esto nos damos cuenta de que los escolares desnutridos no tienen la misma capacidad de aprendizaje y atención.
Estos problemas se generan principalmente en familias que no cuentan con los recursos de la canasta básica o que tienen malos hábitos alimenticios.
Para afrontar esta desnutrición debemos de considerar que tenemos que llevar una buena alimentación y màs los niños de los 0 a los 6 años.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada